La colecistectomía laparoscópica consiste en la extirpación de la vesícula mediante laparoscopia, es decir, mediante la realización de pequeñas incisiones en el abdomen, por donde se introducen cámaras, pinzas y bisturí sin necesidad de hacer una apertura más amplia en el mismo.

La colecistectomía por laparoscopia se acompaña de menos complicaciones, menos problemas estéticos y menor tiempo de recuperación que la cirugía tradicional de vesícula, la cual se realizaba abriendo totalmente la cavidad abdominal.

Estas son las principales ventajas de realizarte una colecistectomía laparoscópica:

  • En vez de una incisión de cinco a siete pulgadas (13 – 18 cm), la operación requiere solamente cuatro pequeñas aperturas en el abdomen.
  • El paciente usualmente tiene mínimo dolor postoperatorio.
  • El paciente usualmente experimenta una recuperación más rápida que los pacientes operados con la cirugía tradicional de vesícula. La mayoría de los pacientes regresan a su hogar en un día y disfrutan un rápido retorno a las actividades normales.
Si requieres más información no dudes en contactar a un especialista como el Dr. José Fernando Gil Montiel, médico especialista en cirugía general, laparoscopía y enfermedades del aparato digestivo